Psicología del caracter

¿Qué es el eneagrama?

El eneagrama es una herramienta de conocimiento sobre la estructura de carácter del ser humano. Se trata de un marco explicativo que ahonda en profundidad sobre cómo somos y qué nos mueve.

Describe nueve estructuras o eneatipos, constituidos por diferentes “pasiones” que emocionalmente nos llevan a movernos por la vida de una forma específica.

Cada eneatipo se caracteriza por un estilo cognitivo determinado o forma de procesar mentalmente el mundo. También explica un conjunto de rasgos comportamentales propio de cada uno.

El eneagrama toma prestado la nomenclatura de los pecados capitales del catolicismo: ira, soberbia, envidia, avaricia, gula, lujuria y pereza.

Junto a éstos, le añade un par de pasiones más: la falsedad o vanidad y el miedo.

Se trata de una potente visión del ser humano que va más allá de cualquier credo o religión y que puede ser aplicada en toda cultura o sociedad de nuestro planeta.

¿Cuándo acudir a terapia?

Este sistema de autoconocimiento es muy adecuado para todas aquellas personas que sientan la inquietud interior de conocerse mejor.

Así mismo, explorar junto a un terapeuta el eneagrama supone un aprendizaje verdaderamente útil para cualquiera de las siguientes situaciones:

    • Conocer mejor la manera en la que contribuyes inconscientemente a tu malestar.
    • Explorar los límites que te definen y aprender en la medida de lo posible para aumentar tu sensación de libertad.
    • Reconocer lo que hay más allá de quienes te rodean, para no tomar cada acción ajena como algo personal.
    • Sanar la relación contigo mismo y con los demás.

¿Cómo puede ayudarte?

Según las experiencias vitales que nos marcan en nuestros primeros años de vida, configuramos un “personaje” determinado. Éste se basa en un conjunto de mecanismos de defensa ante el dolor vivenciado en la infancia.

Cuando llegamos a comprender las fijaciones y la forma particular que tiene cada eneatipo de presentarse ante el mundo, se abre un abanico de posibilidades.

Por ejemplo, puede ayudar mucho a los padres que no saben cómo tratar a su hijo según su propia individualidad. También permite crear puentes en las relaciones de pareja o en cualquier otra en base a delimitar lo que es de cada uno.

En cualquier caso, son muchas las aplicaciones del eneagrama a la vida diaria: desde curtirse a través del crecimiento personal hasta, por ejemplo, vislumbrar las potencialidades de cada persona en el ámbito laboral o en una convivencia.

Una nueva experiencia

Hay quienes pueden pensar que el eneagrama trata simplemente de poner etiquetas a las personas. Sin embargo, el verdadero aprendizaje que subyace a esta visión del ser humano consiste en entender qué nos hemos creído que somos para poder trascenderlo.

Cuando entramos en un proceso de autorrealización, tomar conciencia es la clave para disolver muchos de nuestros bloqueos y avanzar.

No olvidemos que el eneagrama define únicamente el carácter, es decir, una parte fijada en la persona. Pretender reducir a cada individuo a un eneatipo es totalmente simplista.

Por ello, es importante entender que, a través de este aprendizaje, conseguiremos expandirnos e integrar otras partes de nosotros mismos que quedaron olvidadas a lo largo de nuestras vidas por mera cuestión de supervivencia.

Si quieres acudir a terapia, no lo dejes más